La biocosmética 100% productos de origen vegetal

Los productos bio están en auge. Cada vez es más habitual ver como marcas de cosméticos utilizan la palabra bio para describir sus productos. Pero ¿Qué es la biocosmética? La biocomsética, cosmética bio o cosmética ecológica se refiere a todos aquellos productos cosméticos que están compuestos en un 99% con ingredientes naturales, de origen vegetal y además, originarios de cultivos ecológicos. El resultado, a lo que se quiere llegar, es una cosmética más responsable, ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

Entre las características en común que encontraremos en un producto cosmético para que sea considerado bio son:

  • Todos los componentes del cosmético deben tener un origen natural, nada de químicos.
  • Suprimir el uso de herbicidas en el proceso de cultivo.
  • De la misma manera, eliminar el uso de abonos químicos.
  • Para el proceso de creación del cosmético se prohíbe el uso de conservantes que no sean naturales, colorantes artificiales y siliconas que sean derivados del petróleo.
  • No se testea con animales en ninguna parte del proceso.
  • Todo el proceso de fabricación, almacenaje y transporte del producto debe generar un impacto mínimo, debe ser lo más respetuoso posible.
  • Siguiendo con esta lógica, los envases que se utilicen deben ser reciclados o que se puedan reciclar.

Además de estas características, hay unos requisitos específicos que deben cumplir los productos de biocosmética que son, que el total de los ingredientes que componen el cosmético deben ser en un 99% de origen vegetal, como ya hemos mencionado antes. Además, todos los ingredientes y principios activos han de proceder de la agricultura ecológica y han de ser 100% naturales. Por último, están prohibidos los ensayos con animales.

Pero debe haber una forma de regular que se cumplan estos requisitos y hacer saber al consumidor, mediante un certificado, que está comprando realmente un cosmético bio. Esto es lo que se llama una certificación Ecocert, Cosmébio, USDA, BDIH. Todas estas cambian dependiendo del país, concretamente en España los principales organismos que certifican y regulan son Ecocert y Cosmébio.

Ya conocemos un poco más en qué consiste la biocosmética y como se certifica su calidad. Pero también es importante saber su eficacia y beneficios. En este caso, al ser todo productos naturales éstos son más cuidadosos con nuestra piel. Los componentes naturales de estos cosméticos se entienden mejor con nuestra piel. También es importante saber que, ya que sus ingredientes no derivan del petróleo, nuestra piel absorbe mejor el cosmético y a su vez respira mejor. En definitiva, es beneficiosa para el medio ambiente, el entorno y también nuestra piel.

Aunque no todo es perfecto, estos productos al ser de origen natural, sin conservantes artificiales, tienen una caducidad inferior. Otro inconveniente puede ser la falta de costumbre en utilizar productos naturales, eso hace que las texturas y olores de estos productos nos resulten extraños en un primer momento. Esto se debe a lo mismo, sin utilizar químicos en el proceso no nos vamos a encontrar cosméticos perfumados de forma artificial.

Hoy en día muchas de las empresas ya utilizan estos productos bio, ya sea para contaminar menos el medio ambiente o para ofrecer a sus clientes productos más saludables. Pero también las hay quienes se han sumado a esta corriente, que cada vez es más popular, y utilizan la palabra bio para cualquier producto que, al final, no cumple los requisitos de los que hemos hablado antes.

Es por esto que debemos fijarnos bien en los ingredientes que incluye ese producto que nos están vendiendo. Es tan sencillo como leer los ingredientes y tener en cuenta que, gracias a la composición INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos), los ingredientes se ordenan según su concentración, de mayor a menor. Para esto existe una app llamada INGRED. Esta app consiste en hacer una foto a la etiqueta y te da el resultado del análisis.

Como conclusión, gracias a la cantidad de principios activos que se incluyen, todos de origen natural, es muy efectiva y, si a eso le añadimos la ausencia de productos químicos, conseguimos una mejor absorción. En definitiva, la biocosmética es beneficiosa y respetuosa tanto con la naturaleza como con nuestra piel.

Compartir