En Licencia cosméticos, hoy os detallamos cómo desinfectar nuestros guantes, ya que se esta estudiando un nuevo brote por el COVID-19.

Nos los ponemos para limpiar los pomos de las puertas, los interruptores de la luz, el fregadero y el baño. Incluso hay personas que han decidido, por culpa de la situación que ha generado el coronavirus, llevar guantes para hacer la compra en el supermercado.

LOS GUANTES COMO SEGUNDA PIEL

Desde aquí te hacemos una recomendación. Aunque los guantes son eficaces, no te confíes. Tal como señalan el Consejo General de Enfermería de España y la Organización Mundial de la Salud ,(OMS), los guantes se tienen que limpiar y desinfectar, después de su uso, del mismo modo que las manos. Lindsay Broadbent, viróloga de la Queen’s University Belfast, es de la misma opinión. Entrevistada, hace pocos días, por el diario The Guardian, lo deja claro: «Los guantes son una segunda piel que únicamente te van a proteger si los cambias y los lavas con la misma regularidad con la que te desinfectas las manos. Si tocas superficies sucias y contaminadas con los guantes y después te tocas la cara o la nariz, mejor no los uses».

¿NECESITO USAR, DE FORMA OBLIGATORIA, GUANTES EN CASA?

  1. Sin duda alguna. Si careces de ellos o sencillamente no te resultan prácticos, asegúrate de lavarte las manos antes y después de limpiar.
  2. En caso de tener guantes, mejor utiliza unos específicos para el baño y otros para lavar el fregadero y los platos. Una vez has terminado de limpiar: lávate las manos con los guantes puestos, durante un minuto, empleando para ello agua y jabón.
  3. Deja que se sequen.
  4. Te los quitas y los guardas.
  5. Te vuelves a lavar las manos desnudas con agua y jabón.

En caso de que tengas a tu cargo en casa a una persona afectada por el coronavirus, Madrid Salud indica que es obligatorio el uso de guantes desechables “antes de tocar la ropa del enfermo”. En ese caso, asalta una duda. ¿Cómo me quito mis guantes desechables?

CÓMO QUITARTE CORRECTAMENTE LOS GUANTES

  1. Sostén, con la punta de los dedos de una mano derecha, la parte exterior del guante izquierdo, por la muñeca, tratando de no tocar la piel.
  2. Desliza el guante de tu mano tirando de él desde adentro hacia afuera.
  3. Agarra el guante que acabas de quitarte con la mano que aún tienes enguantada.
  4. Despega el segundo guante deslizando lentamente los dedos de la mano izquierda hasta llegar a la altura de la muñeca.
  5. Ahora le das la vuelta, poco a poco, mientras lo despegas de tu mano y dejas dentro de él el primer guante.
  6. Tíralos al cubo de la basuraNo conviene
  7. Lávate las manos con agua y jabón inmediatamente después.

¿LOS DE LÁTEX SON LOS MÁS SEGUROS?

Los guantes de látex suelen fabricarse con caucho natural y se caracterizan por su elasticidad y confort. Su uso se ha hecho muy popular, pero no han sido diseñados para llevarlos puestos por la calle, ni tampoco para realizar las tareas de la vida cotidiana.

Para la situación que vivimos y tu seguridad, te aconsejamos que otra variedad de guantes: los guantes de nitrilo. ¿Por qué? Te van a durar más tiempo y resistirán mejor el trabajo diario con lejías diluidas, detergentes y jabones. Con ellos puestos vas a sentir más seguridad a la hora de limpiar posibles superficies contaminadas.

 

 

Compartir